Cual marino mercante

La vida, a veces, tiene inercias de gran barco mercante. Llegamos a un punto en el que hemos llenado la bodega y la superficie de carga, y debemos cuidar la travesía para que una borrasca no lo haga zozobrar en exceso y naufrague. Incluso, cualquier cambio de dirección debe realizarse sin brusquedades, al contrario, como un ejercicio planificado que comienza por trazar el nuevo rumbo, calcular la derrota y dar órdenes al timonel para iniciar la maniobra. Al principio, el giro es apenas perceptible, pero a la larga se observa que donde había dirección norte, ahora la hay hacia el este, y sigue moviéndose hasta llegar al sur y cambiar 180º el curso inicialmente previsto.

Ya tengo el nuevo rumbo trazado. Ahora, a esperar que finalice la maniobra.

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s