Allí, al fondo

En este gigantesco pasillo que es la vida, iluminado y radiante para unos, lóbrego e inhóspito para otros (cada vez más por culpa de esta maldita crisis), se van sucediendo puertas que representan nuestras experiencias. Entramos, disfrutamos y regresamos al interminable pasillo principal para seguir caminando hacia adelante, siempre hacia adelante, aunque sea difícil no echar la vista atrás y recordar, lamentarse o reprocharse. Así somos, nos ajustamos cuentas constantemente con nosotros mismos, si bien la mayoría de las veces nos indultamos nuestros propios castigos. Debe ser por la moral cristiana y aquello del propósito de enmienda.

Allí, al fondo, he visto abrirse una puerta que hasta el momento no contemplaba. He visto un caso cercano de jubilación, y otro está al caer. Ya se imagina que hablo de mis padres, señora, abnegados funcionarios a los que les ha llegado el justo momento del retiro, de colgar las botas y no salir más a jugar al campo de la enseñanza tras casi cuatro décadas fichando cada mañana y aguantando a los niños de otros. En pocas ocasiones he sentido tal envidia sana como la que me corroe desde hace dos meses. Es el anhelo por llegar a ese estado perfecto de ser remunerado por los méritos (y esfuerzos) acumulados, sin otro propósito en la vida que pensar en uno mismo. No más madrugones, no más formalidades, no más relaciones humanas cargadas de diplomacia farisea, no más silencios prudentes ante situaciones absurdas. No más trabajo, en definitiva.

Creo que la envidia se deriva de otro componente: el hecho de que vislumbre esa puerta tan, tan lejos que quizás sea un espejismo, y me esté confundiendo. Porque nos encaminamos hacia una existencia arrastrada por este pasillo infinito sin meta alguna al final salvo subsistir, que no parece poco. Moriremos de viejo, que no de jubilado. Por eso hay que atrapar la vida cuando se presenta, abrazarla y exprimirla. Porque la función dura lo que dura, y como te duermas, despertarás justo con la caída del telón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s