La mia letizia infondere

No es precisamente “I Lombardi alla prima crocciata” un título muy conocido de la producción verdiana, a pesar de que fue el que siguió al exitoso “Nabucco” que lanzó a la fama al compositor de Busetto. Encajado dentro del llamado “periodo de galeras”, donde Verdi tenía que servir encargos a los teatros que lo contrataban con una periodicidad casi inhumana, apenas se aprovecha de esta olvidada ópera el aria de entrada de Oronte, “La mia letizia infondere” y su cabaletta “Come poteva un angelo”, que todavía rezuman un leve aire belcantista. Es una ópera difícil de montar, porque tiene la rareza de exigir a dos tenores de agudo resuelto, además de una soprano y un bajo de garantías. Si ya es difícil encontrar a un tenor decente para Verdi, imagínese señora el ímprobo esfuerzo que puede ser hallar a dos. Como anécdota, “I Lombardi” fue la primera ópera que Verdi adaptó a los gustos franceses, añadiéndole piezas de ballet y modificando algunos números hasta convertirla en “Jérusalem”. No volvería a experimentar con el formato de la grand ópera gala hasta la muy posterior “Les vepres siciliennes”, cuya versión italiana yo personalmente encuentro mucho más interesante.

Volviendo a “I Lombardi”, creo que ha habido pocos Orontes como Luciano Pavarotti. Mejor dicho, no ha habido ninguno a su altura, por más que otros intérpretes como Carreras, Domingo o el catedrático Bergonzi lo hayan encarnado (en vivo o en estudio). Esta función de 1969 en la Ópera de Roma es una exhibición de medios como pocas veces se han escuchado. Pavarotti suena exultante, con un timbre argénteo, fresco, luminoso, radiante, interpretando con una facilidad pasmosa y una elegancia natural. A la batuta, Gianandrea Gavazzeni. Por instantes como este, Pavarotti es una leyenda del género operístico.

ORONTE 
La mia letizia infondere
Vorrei nel suo bel core;
Vorrei destar coi palpiti
Del mio beato amore
Tante armonie nell'etere,
Quanti pianeti egli ha;
Ir seco al cielo ed ergermi
Dove mortal non va!

SOFÍA 
Oh! ma pensa che non puoi
Farla tua, se non ti prostri
Prima al Dio de' padri suoi.

ORONTE
Sien miei sensi i sensi vostri!

SOFÍA
Oh mia gioia!

ORONTE 
O madre mia!
Già pensai più volte in cor
Che sol vero il Nume sia
Di quell’angelo d’amor.
Come poteva un angelo
Crear sì puro il Cielo,
E agli occhi suoi non schiudere
Di veritade il velo?
Vieni, m’adduci a lei,
Rischiari i sensi miei;
Vieni, e nel ver s’acquetino
La dubbia mente e il cor!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s