Tetas

En épocas de crisis, la gente está muy por la labor de protestar. Les va el rollo manifestero. Yo lo respeto con absoluta normalidad, siempre que no conviertan la alteración de mi orden (que puede ser público o no) en un feo hábito. La calle es de todo el mundo, incluso de los que no hemos portado una pancarta en nuestra vida. Ni a favor ni en contra. Y usté dirá, ¿acaso no hubo nada en estos 31 años que te impelió a salir y gritar en defensa de algo? Pudo haberlo. Pero hace tiempo asumí que el berrido es una fórmula ineficaz para ser tenido en cuenta. Cuando tenía cosa de 11 o 12 años, recuerdo que unas inundaciones en un colegio de mi pueblo hicieron que sus alumnos “invadieran” nuestro centro en horario de tarde. Asumo que la utilización del posesivo es inexacta, porque no era “nuestro” colegio, sino el que nos tocaba por obra y gracia de la Junta. Nos daba igual. Los chavales de aquel colegio teníamos una sensación de propiedad, de afecto a aquel viejo y renqueante edificio, y no estábamos dispuesto a compartirlo. Si alguien tenía que romper algo, seríamos nosotros, no los invasores.

Y decidimos que teníamos que hacerle saber al mundo que no queríamos a “los otros”, es decir, a estudiantes de nuestra misma edad que se habían quedado sin colegio y que tenían el mismo derecho que nosotros a recibir una educación. Qué astucia se tiene de niño, ¿verdad señora?. Podíamos haber ido en manifestación por las calles del pueblo hasta la plaza del ayuntamiento, haber gritado cuatro consignas y punto. Fuimos más ladinos. Nos plantamos en una emisora de radio (para la que años más tarde acabé trabajando), y leímos un manifiesto terrorista en contra de la ocupación. A la mañana siguiente, el pueblo entero sabía de nuestras fechorías insolidarias. Ríase de una manifa al lado de una buena agitación informativa. De casta le viene al galgo, cierto.

Todo esto venía por la cuestión de la protesta. Ah, sí. Ayer cuatro activistas le enseñaron las tetas al Papa en la Plaza de San Pedro, para quejarse no sé exactamente bien de qué. Supongo que alguna cosa del aborto de esas que persigue la Iglesia y sus fieles. Ya ve. ¿En qué estarían pensando las manifestantes? ¿Qué el Papa reaccionaría al verlas? ¿Pensaban que un señor casi octogenario que necesita gafas para leer sus homilías a veinte centímetros de su nariz va a ser capaz de percatarse de sus enérgicos movimientos seniles (de seno, aclaro) a más de un centenar de metros y desde un quinto piso? Qué optimistas…

La cuestión es si el destinatario de las protestas debe ser el Jefe de una Iglesia que lleva dos mil años defendiendo unos férreos principios (de sobra conocidos) o el resto del mundo (cristiano o no) al que intentar convencer mediante la razón y la educación. Me resulta absurdo, sinceramente. Es como ir a la patronal de los empresarios a clamar contra el despido libre. Mejor negocie con cada patrono y convénzale de las maldades de su fórmula, antes que intentar redimir al Anticristo.

También me pregunto si estas cuatro valientes tienen pensado ir a Teherán a protestar de la misma guisa. O a La Meca. Curiosidad mía, señora.

Anuncios

5 comments

  1. Mire la carica que ponen los del turbante en cuanto ven una teta. Que sí, que son muy de su profeta pero que una teta les regala un momento de insondable alegría. Ese es el valor único del seno, pluscuamperfecto y mágico.
    Lo único que les afeo a las señoritas es que se semidespelotaran en el Vaticano. Podían haberlo hecho en mi casa. Habrían sido tenidas más en cuenta.

    1. No dudo que esas tetas hubiesen corrido otra suerte en su casa. Pero yo pienso en su santidad, que también tendrá sus momentos de recogimiento. Me acuerdo a menudo de aquel cura de Carballiño, que le decía a su feligresa: “Ay, Carmiña, todos os santos teñen pica”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s