Intuitivismos

Huya de quien le quiera cambiar algo por otra cosa nueva bajo el argumento de que “es más sencillo de usar”. Nunca lo es. La innovación ya no va encaminada a hacer mejores cosas, sino a hacerlas más simples, más fáciles. Como si fuésemos idiotas que en lugar de progresar en nuestra escala evolutiva bajamos peldaños y necesitamos herramientas y utensilios aptos para el homo habilis. En esto esta la tecnología más doméstica. En esto están los genios de la manzana mordida, los herederos de aquel Steve Jobs cuyo epitafio en todos los medios fue que “consiguió que nuestra vida fuese más fácil”. Seguro que Jobs no tenía que utilizar iTunes.

La herramienta de Apple para la gestión de música, peaje obligatorio para aquellos que manejamos un iPhone o un iPad, se está convirtiendo en el nuevo Internet Explorer: un programa inútil, superado por otros muchos, pero que no puedes eliminar de tu vida si no quieres descuajeringar el teléfono. Con cada nueva versión del programa, sus creadores lo estilizan más y más, en aras de lo que ellos entienden como un manejo intuitivo, pero que va acompañado por unas instrucciones incomprensibles, que nunca se parecen a la realidad. Más o menos como las fotos de las hamburguesas del McDonald’s. Los mayores momentos de impotencia y desesperación, las peores horas desperdiciadas de los últimos años, las he tenido delante del iTunes, intentando colocar una canción en el teléfono, queriendo cambiar el tono del móvil, organizando las películas del iPad… Una completa tortura, nada intuitiva, muy elaborada.

Ocurre que cuando un ignorante se desespera, todo lo más que puede hacer es mentar a la madre del programador, levantarse e irse a ver la tele. Pero si el cabreo se le produce a un informático, y en el mundo los debe haber a patadas, su reacción probable será hackear el teléfono y mofarse de los mismos programadores. Cuánto más uso iTunes, más crece mi simpatía hacia el hacker que acomete la labor social de burlar los rígidos formatos de Apple y democratizar sus sofisticadísimos cacharros.

Ah, por cierto, señora, este es mi nuevo tono de móvil. Quedé prendado de él viendo “To Rome with love”.

No me negará que es pegadiza…

Anuncios

2 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s