Festejos (I)

Este 2013 se cumple el bicentenario de dos compositores, quizás los más importantes en el repertorio italiano y alemán de todos los tiempos, Giuseppe Verdi y Richard Wagner, respectivamente. Poco hay que yo pueda añadir de ambos. El primer fue el responsable de asumir los postulados de un estilo ligero, como era el belcantismo, al servicio de las capacidades exhibicionistas de las divas del momento, y reconducirlo hacia el melodrama romántico, con una mayor profundidad en los personajes, una intensa hondura dramática y una humanidad refulgente. Verdi guía durante cincuenta años la evolución de la ópera en la Italia del s. XIX, desde el post-belcantismo hasta las puertas del verismo finisecular, una vida consagrada a la música, surgida desde el autodidactismo, y con momentos de genialidad sublime. El discurso wagneriano, debo admitir, no es fácil a primera vista. El autor alemán fue también un revolucionario, en el fondo y en las formas. Dotó a su producción de una espiritualidad y misticismo desconocidos hasta el momento, que complementó con el diseño de un teatro (Bayreuth) específico para sus representaciones, en las que incluyó novedades como el apagar las luces en la sala. Wagner es el gran revitalizador de la orquesta, el que la convierte en protagonista de la ópera junto a los solistas, además de incorporar elementos como los leiv motivs en sus composiciones, que se repiten a lo largo de las partituras. Wagner es el autor total, que componía la música y escribía los libretos, todos de un marcado carácter mitológico. Se puede tardar en entrar en su obra, pero la seducción está asegurada.

Para festejar a mi modo este bicentenario, al igual que otros muchos teatros por toda Europa, voy a ir colgando por aquí mis momentos favoritos de uno y otro compositor. Como aficionado nacido y criado en la faldas verdianas, el estreno tiene un genuino sabor italiano. Es la “Sinfonía” del Nabucco, la primera obra maestra del músico de Busetto, con la que alcanzó de inmediato fama nacional y gracias a la que pudo seguir componiendo. En sí, el estilo verdiano todavía no está depurado, la composición puede pecar de simple, pero tiene ese fuego, esa raza y carácter que despiertan al espectador y le hacen emocionarse. Esta obertura no tiene nada de especial, porque no es sino un popurrí de las melodías que van desfilando por la obra, pero siempre me ha parecido mágica. Además, la presento con Riccardo Muti a la batuta, probablemente el mejor director de ópera italiana de los últimos ¿30 años? Sí, probablemente. Un maestro capaz de crear desde el foso, y no limitarse a agitar las manos. Un lujo. En esta ocasión, el video procede de un concierto especial celebrado en la Cámara de los Diputados, con motivo del 150 Aniversario de la Unidad de Italia. Un bofetón en la cara de una casta política privilegiada, apoltronada y tóxica para el país, a los que se les recuerda que la cultura es también patrimonio italiano, y por extensión, de la Humanidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s