Palermo

20121203-184521.jpg
Las peregrinaciones le acaban llevando a uno a sitios insospechados. La capital de Sicilia es uno de ellos. Último día de vacaciones, con las maletas dispuestas para el regreso en una fecha señalada como es el 4 de diciembre. Mucha música, mucha lluvia, y mucho paseo por calles y plazas desconocidas. Entre ellas, las palermitanas. La sensación es mala, muy mala. Su zona vieja parece sacada de una novela de la posguerra, con manzanas enteras en ruinas, suciedad y caos por todas partes. Apenas entra el sol en plazas como la de la catedral o cuatro vientos. El resto, una maraña de callejones oscuros, tenebrosos, malolientes. El concepto de la decadencia no se conoce plenamente hasta que se pasea por Palermo. Todo rezuma dejadez, descuido, indiferencia ante el derrumbamiento de las piedras que escribieron la historia. Debe haber algo de trasfondo social por detrás, de resignación ante un sistema jerárquico de poder nada transparente, de que el bien debe pagar peaje al mal para aplicarse. Y me apena ver a una ciudad tan añeja ser un vertedero milenario.

20121203-184612.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s