Venecia

Tercera visita. No sé si la mejor, pero sí la más íntima y personal. No crees posible que exista una ciudad así hasta que la visitas, surcas sus canales y ves el atardecer desde sus muelles. Y comes pizza en el Antico Forno, claro, enjuagando el buche con una Peroni bien fría, servida por Marco, mientras charlas del tiempo, de la crisis o de Messi.
A Venecia siempre se ha de volver, aunque sea para morir de belleza, como el personaje de Mann. Bucear en sus calles fuera de la temporada turística es viajar con Wells en su máquina hasta el siglo XV o XVI. Lo importante es el viaje, sin más.

20121130-180914.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s