Baños

Desde hace varios meses, cada vez que entro en los servicios de un pub de Santiago me viene a la cabeza una reflexión recurrente para escribir un post. Siempre la misma. También es cierto que lo que veo como inspiración es siempre lo mismo. Por esa regla de tres, nuestro cerebro no es sino una calculadora, en la que si anotamos unos números sale siempre un resultado idéntico. Causas y efectos mecánicos. Me preocupa porque alguien imaginativo sería capaz de extraer diferentes lecturas de un mismo elemento. Creatividad, se llama. Por otro lado, me consuela pensar que con seis copas encima ya es un éxito buscar el punto de apoyo para que la palanca de nuestra cabeza mueva el mundo. Son talentos incomprendidos y nada valorados por la sociedad en que vivimos. Y mucho menos por el sector femenino de la población.

La imagen en cuestión que enciende mi bombilla es la contemplación del w.c., un claro ejemplo del desprecio por el trabajo ajeno. Es automático. Llego, y mientras procedo a cambiarle el agua a las aceitunas, me preguntó qué pensará la persona que a la mañana siguiente deba intentar devolver el marmol y su contorno a un estado higiénicamente aceptable. Piense qué grado de repulsión debe sentir ese ser humano ante el género masculino cuando pase la bayeta por salpicaduras de todo tipo, en un suelo pegajoso, donde hasta una cucaracha sentiría asco. ¿Qué grado de necesidad hay que tener para aceptar tal bajada a los infiernos del mercado laboral? Esto debe estar en lo más alto del ranking de los trabajos deleznables. Hay algo peor. Y es que si quedara vacante, el dueño del pub debería llamar a una empresa de RR.HH. para gestionar el aluvión de candidatos que habría. No sé si me dan más asco esos baños o el mundo que nos está tocando vivir.

6 comments

  1. Flann O´Brien es autor de un libro titulado La vida dura. Uno de sus personajes tiene un olfato especial para los negocios. De enseñar por correspondencia cómo caminar sobre la cuerda floja, pasa a instruir a la población y al mundo de forma más ambiciosa en su «Academia Universal Londres». Ahí se imparten asignaturas como Los clásicos de la Antigüedad, Atletismo, Cura del cáncer, Búsqueda de petróleo o El huerto de legumbres, y otras de difícil comprensión temática como Las tres Bolas o El cultivo de Substancias Agrias. No sé. Creo que le faltó Acertar a mear dentro del wáter, y hubiésemos podido copiar el modelo en nuestro país. Piénselo, Dino Martin.

  2. estudiar para encontrar petróleo me suena tan a chufla como si me dice que investigan una máquina para fabricar dinero o convertir el plomo en oro.
    nuestra derrota profesional es una señal de que una vez fuimos jóvenes y creímos en los romanticismos. luego creces y…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s