Viena

La primera frase que me viene a la cabeza cuando alguien me habla de la capital austríaca es esa con la que comienza “El tercer hombre”: “I never knew the old Vienna before the war, with its Strauss music, its glamour and easy charm”. No es que suene pedante, es que la primera vez que vi esta película fue en versión original. Y también la segunda. Y la tercera. No recuerdo haberla visto en castellano, aunque quizás lo hice acompañado. Fue una de las experiencias cinematográficas más vívidas que recuerdo, un impacto brutal en un joven de 17 añitos que aterrizaba en mitad del barrio de Argüelles para intentar ser persona. Qué recuerdos…

Supongo que después de conocer la ciudad en septiembre, las frases dejarán paso a las imágenes cuando vuelva a evocarla en mis pensamientos. Ya me ocurre con Milan. Con Bruselas es distinto, porque el recuerdo está relacionado con el paladar. Me sabe a chocolate. Turquía son olores, y Roma ruídos de sus bulliciosas calles y el manar del agua de la Fontana di Trevi. Sospecho que grabar el sonido de esta fuente puede parecerse mucho a las cursiladas de Federico Moccia. Me lo tengo que hacer mirar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s