Regalo

Señora, voy a presentarle a un viejo amigo. Nos conocimos cuando ni él ni yo cobrábamos por lo que hacíamos. El ya era más que una joven promesa de piano, yo ni siquiera era periodista (aunque hoy sólo puedo presumir de ser licenciado, si acaso fuera eso motivo de orgullo). Muchos años más tarde, él ya goza de talla internacional como uno de los mejores pianistas españoles. Un servidor, pues ya ve usté a las cosas que se dedica, bastante lejos del relumbrón. Y es agradable que, a pesar de la fama, de las buenas críticas, del aplauso del público, Javier Perianes siga siendo un tío sencillo, humilde, que se entusiasma hablando de música.

Anoche nos regaló en Pontevedra una de esas noches hermosas, con sabor a Falla, Chopin y Debussy. Precisamente, su interpretación me ha reconciliado temporalmente con el autor francés, cuyos preludios profundamente melancólicos minan mi moral y la arrojan a los brazos de la depresión. Incomprensible que apenas estuviese cubierto un tercio del aforo del auditorio. Este es el estado de la cultura en este país. Es siempre un placer disfrutar del arte de Perianes, del trance musical en que entra con su piano y que además le vale para recuperar los ánimos tras los lances que a veces nos plantea la vida. ¡Y qué diablos, que nunca es fácil juntar a dos de Huelva en Galicia!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s