Seguitemi!

“Nabucco” es una ópera que empieza y termina, para el vulgo, en su inmortal coro “Va, Pensiero”. Lo es desde el mismísimo día de su estreno en el Teatro Alla Scala, allá por 1842. Pero en estos días en que he tenido que componer algunas reflexiones sobre esta ópera a petición de un buen amigo para ilustrar un programa de mano, he ido redescubriendo también poco a poco este tercer título en la carrera de Giuseppe Verdi, que le valió fama y prestigio inmediato. Y me ha permitido ver más allá del lamento de los esclavos, y de su impetuoso preludio, compendio de las grandes melodías de toda la partitura. Especialmente me gustan dos escenas, la de Abigaille en el segundo acto, y esta que reproduzco aquí del barítono, en el cuarto acto. Escena de manual, con el “Dio di Giuda” como cantabile, y ese “Oh prodi miei, seguitemi!” como refulgente cabaletta acompañada del coro. Aquí tiene a uno de los tipos que sigue cantando Verdi como pocos, el veterano Leo Nucci, guiado a la batuta por ese viejo maestro, Nello Santi. Puede levantarse a aplaudir, señora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s