Pensar

Acodado, contempla la vida mientras transcurre a su alrededor. Al cabo de un rato, se abstrae, huye de su realidad sin moverse un ápice, y comienza a pensar. Se formula una y otra vez las mismas preguntas, y baraja las posibles respuestas. Las hay de todos los gustos. Tiene las soluciones que entendería más prácticas y sencillas, las más complejas y violentas, e incluso las que se limitan a dejar que todo caiga por su propio peso, a dejar que el tiempo ejerza de juez. Porque al final, el ser humano tiende a la felicidad, a su búsqueda incansable, por más que racionalmente se aconseje otra senda vital. La razón es un mito que se abre a su cuestionamiento, añado. Abajo las verdades absolutas, abajo las afirmaciones sesudas, abajo con el miedo y las indecisiones.

Sigamos pensando.

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s