Odio madrugar

No me voy a extender demasiado, porque a estas horas todavía tengo la neurona intentando arrancar. Odio madrugar. Me espanta. Me cortocircuita los biorritmos. Me trastoca el humor. Me hunde el ánimo. Me tiene todo el día a medio gas. Y me cuesta horrores, señora. Pero va en el sueldo, y con eso no se puede discutir. Estoy incluso convencido de que podré llegar a ser feliz levantándome antes de las ocho. Aún debato el cúando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s