Interludios

Piezas sinfónicas, habitualmente entre cuadros o escenas líricas. Su propio nombre lo indica, “entre juegos”. El espectador acaba de disfrutar de la porción de historia que le han narrado a través de arias, dúos, tríos, cuartetos o concertantes corales. Siempre suele haber, además, un grand finale para cada acto, que deja el listón en lo más alto, a la espera de que siga el espectáculo. Los interludios son tranquilos, pretenden rebajar la tensión, aunque en ellos se deslicen melodías inquietantes que nos inyecten duda, intriga, temor ante lo desconocido. Cuando atendemos por vez primera una representación, ignoramos el final, pero sólo queremos que siga la historia, que nos sigan contando cosas.

Así estamos algunos, señora, esperando que acabe el interludio. Y que vuelva la acción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s