Joyce

Creo que no le descubro nada si le digo eso de que “son malos tiempos para la lírica”, en el sentido más literal de la frase. Da gusto, por tanto, tropezar de vez en cuando con cantantes como la mezzo americana Joyce di Donato, que aparte de ser más maja que las pesetas, reverdece los grises pastizales del repertorio rossiniano. Acaba de darse un baño de éxito con una Elena de “La donna del lago” en Milan muy merecido, apenas quince días después de dejar su sello como Octavian en el nada parecido mundo straussiano de “Der Rosenkavalier”. El público lombardo se ha entregado a su arte. Cuelgo aquí el rondó final de la “Donna”, un “Fra il pade, fra il amante” que sirve para bajar el telón de este Rossini serio, tan inhabitual en los teatros como el resto de las óperas serias del llamado “Cisne de Pésaro”. A un timbre carnoso y colorista suma cierta facilidad en la coloratura, conocimiento del estilo y mucha clase cantando. Sirva como estímulo para acercar un género poco habitual más allá de los recopilatorios de arias complicadas. Y si le pilla cerca de su casa, señora, no dude en ir a verla. Y dígale a su niña la mayor que el año que viene la programarán en Londres. Debería aprovechar para salir de casa y conocer mundo. Y si de paso va a mi amado Covent Garden, yo la invito al helado de vainilla en el descanso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s