Engañados

Hubo un momento, que no soy capaz de datar, en el que algo o alguien dijo a la sociedad que el chandal podía utilizarse como una prenda convencional de ropa, sin importar que no se fuera a practicar deporte o se viniera de tal actividad. Seducidos por esta moda, sus usuarios pensaron dignificarla a través de marcas caras, de esas que patrocinan a futbolistas famosos. Y ahí les tiene, señora, paseando por los hipermercados, empujando los carritos, con su pantalón de chandal, sus deportivas blancas y su camiseta interior blanca con la cadena de oro. Mientras los mortales hurgan entre las camisas, a ver cómo combinar una de rayas blancas y azules con aquel chino color beige, ellos rebuscan más y más en los cubiletes de saldos, allá donde puedan pertrecharse de más prendas de vivos colores. Y si las anuncia ese paleto metido a (multi) millonario que es Cristiano Ronaldo, mucho mejor.

Hágame caso, señora. Aunque ellos no los sepan, les engañaron como a niños. Pero ya es demasiado tarde.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s