Naturales y leídas

Qué grande es Italia. Han decidido los organizadores de su concurso de misses que las aspirantes al cetro de la belleza nacional no podrán haber pasado por el cirujano, ni siquiera por la esteticién, y que además habrán de venir leídas de casa. Tres libros al año, cuanto menos. No han aclarado si “Los pilares de la tierra”, mamotreto de cabecera de modelos y aspirantes a intelectuales, cuenta por dos dado su volumen. Tampoco si Paulo Coelho o Federico Moccia cuentan como medio libro.  Mi duda está en el proceso de comprobación de la lectura. Esto es, ¿vale una declaración jurada? ¿Debes aportar testigos que te hayan visto leyendo? ¿Se ha de pasar un test de comprensión? ¿Responderán de sus obras escogidas durante la retransmisión del programa? ¿Han pensado que igual es más productivo examinarlas de geografía para que sepan cuál es la capital de Colombia o, sin ir tan lejos, de Bélgica? Sea como fuere, de nuevo, en mitad de la crisis económica y de valores, Italia ilumina al mundo desde sus reminiscencias humanistas. La carne debe saber leer. Qué haríamos sin los compatriotas de Verdi…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s