Molido

Como el grano tras la colecta, como la pimienta negra en tarritos. Una mudanza ha acabado con mi escasas fuerzas en este comienzo del estío y me tiene pidiendo ya al árbitro que pite el final del partido. Necesito imperiosamente unas vacaciones, o algo que me haga olvidarme del trabajo. Quizás mi flamante sofá. Quizás mi regreso al humo nocturno. Quizás un doblete verdiano. Eso nunca se sabe. Pero al menos vuelven a haber razones para sonreír. Y eso, aunque parezca poco, es una mina de oro en tiempos de escasez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s