Cócteles

Si las oportunidades fuesen cócteles, ¿cómo se fabricarían? Supongo que debe tener mucha esperanza picada, como si fuese hielo, porque independientemente del resto de ingredientes, sin éste la cosa no va a funcionar. La base debe ser la ilusión, la bebida central sobre la que iremos añadiendo condimentos. Agreguemos a partes iguales ingenuidad y experiencia. Abusar de cualquiera de estos dos elementos arruina el resultado final: no queremos un combinado naive ni resabiado, sino que tenga su justa proporción. Ahora hay que añadirle algo de picante, apenas unas gotas, para que haya un puntito de chispa en la mezcla. Ha de agitarse sin estridencias ni excesos de intensidad, sobre todo porque queremos que nuestro hielo no se deshaga y esté presente en el vaso durante algún tiempo. Debe ser lo último en desvanecerse. Y por último, servir en una copa de cava, porque nuestra oportunidad, además de tener buen sabor, necesita una inmejorable presencia. Decórelo con unas hojas de sonrisa, que siempre da un regusto peculiar.

Y ahora, vayámonos a San Roque a comprar ingredientes.

3 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s