Ganar y perder

Nuestra vida es una suma de éxitos y fracasos. Luego podremos entrar a debatir cuáles son unos y otros, señora. Porque seguramente algún resultado se podría ver alterado. A veces parece que encadenamos los segundos, los amontonamos como quien colecciona estampitas, y enlodamos nuestro ánimo en el cenagal de la derrota. No soy yo persona dada a expresar consuelos a terceros, lo admito. Pero incluso en la derrota hay que saber enfocar la actitud: los fracasos de aquí son las oportunidades de allí, aunque ello implique dar un paso atrás. Sólo perdemos sin remedio cuando nos meten en el cajón. Hasta entonces hay infinitas opciones de ganar, aunque no las veamos, aunque lleguemos a considerar que nunca nos alcanza la ocasión de saborear esas dulces mieles. Nuestra mejor victoria siempre está por llegar.

Dicho todo esto, tengo un enorme pavor a estar sufriendo del síndrome de Paulo Coelho.

2 comments

  1. Quizá sea un poco pronto para hablar de fracaso… yo prefiero llamarle “período de reflexión”. Pero gracias por los ánimos :)

  2. Me adelanto a posibles interpretaciones derrotistas. Por si llegaran, aquí tienes una recetita. Y gratis! Que pa los tiempos que corren, no es tampoco mala solución. No tengo dudas de que sabrás salir adelante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s