Papel y tinta

Libros, en definitiva. Traigo un alijo amplio de Barcelona, un pequeño consuelo para sobrellevar los últimos coletazos del frío hasta la casi inminente primavera. Páginas de placer, droga en forma de letras, suero de historias sórdidas y oscuras. Novela negra, señora, como la magnífica “El poder del perro” de Don Winslow, que devoré en apenas unas horas. Exiliado de una televisión hastiante y un cine no lo suficientemente atractivo, me quedan las historias en papel. Son como los besos, que algunos bien dados resuenan siempre en la cabeza de uno. Lo malo es que cuando te los llevas a la cama antes o después tienes que dejarlos porque te entra el sueño. Y lo bueno de los besos es que te lo suelen quitar…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s