Póstumo

Quisiera recordar hoy a Bobby Farrell, el señor que se contorsionaba en los Boney M. Ha decidido morirse en una habitación de hotel en San Petersburgo. Cantar, lo que se dice cantar, en ese grupo cantaba poco, porque fueron una suerte de experimento de laboratorio musical del productor Frank Farian, un gurú del disco de los años setenta. Ponía la voz y el resto venía de serie. Pero la cuestión no es baladí. Dentro de otros treinta años se seguirá bailando “Daddy cool” y “Ma Baker” (mi favorita!), mientras que nadie se acordará de la Shakira o Alejandro Sanz. Y si lo hacen, será como hoy en día con Lluis Llach o Perales. Ojalá, señora, ojalá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s