Envidia

Rellenar periódicos es una proeza en estas fechas navideñas, donde los políticos, esos que nos dan de informar, se van de vacaciones. Y la crisis parece que también, a la vista de cómo están las calles y los centros comerciales. Quizás esa sea la razón del bombo que está recibiendo el anuncio de boda de Hugh Hefner, el magnate de Playboy (que creo que no lo es tanto, a la vista de cómo acabó su revista), con una “conejita” de 60 años menos. Él tiene 84 viagras y ella 24 revolcones. Discúlpeme las vulgaridades, señora, pero es que tengo una foto de la muchacha delante. La noticia podría leerse como “vaya lo que adelanta el estado del bienestar, que incluso un octogenario puede llegar a mantener un apto estado físico para casarse con una chica tan joven”. Luego viene la escandalera de “¡qué verguenza, podría ser su abuelo!”. Pero los periódicos y telediarios optan más por jugar a la asepsia, a blasonar la anécdota de un anuncio de boda similar a otros miles que se producen en el mundo al cabo del día. Veladamente, está la única y verdadera interpretación: “qué jodío viejo cabrón, la de pasta que tiene que tener pa llevarse a la rubia”, o lo que es lo mismo, la envidia que nos rezuma por no compartir madriguera, y nos da igual que tenga 84 como 44. Queríamos la gachí pa nosotros.

edito y añado: ¡qué mal pensado soy! ¡cómo pude descartar que se trate de amor puro y verdadero, que la chavalita quiera mucho al viejete y quiera pasar a su vera el resto de sus (de él) días!

2 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s