Cano, Carlos

Nos miró desde el escenario cuando el concierto terminaba y se corría el runrun entre los asistentes. Queríamos escuchar de su viva voz la canción que retrata a nuestro pueblo, la historia de unos malos tratos intolerables, de un amor turbulento, con los pies mojados en el frío Atlántico de la costa onubense. “Ya no es una canción mía”, nos dijo, “porque mientras vosotros la sigais cantando, os pertenece”. Desde Ayamonte hasta Faro se oye este fado, señora, como también se recuerdan hoy los diez años que hace que nos dejó Carlos Cano, ese dignificador de la canción popular andaluza que nos regaló aquella noche mágica al cobijo de la Jabonería, en un Festival de Música que se fue y no volverá, por más que sus constantes se mantengan con suero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s