Negro clásico

Y no es Sidney Poitier. Tampoco Denzel Washington. Hablo de libros, señora. Sí, puede volverse a ver la repetición del Salvame Deluxe, descuide. Pero si acaba pronto y se le queda el cuerpo con ganas de ver muertos (y no le dejó su hija cerca la página de las esquelas del ABC), le recomiendo que se coja un libro de Agatha Christie y verá cómo las historias de suspense e intriga son inmortales, eternas. Porque el truco no está en el decorado ni los protagonistas, sino en las motivaciones y las pulsiones que motivan apretar el gatillo o asir el cuchillo de trinchar el pavo. Y la tétrica autora británica sabía de eso como pocas. Ni Stieg Larsson ni gaitas. La Christie mató más gente que la guerra de las Malvinas. Hoy algo está algo olvidada, me temo.

No me repita más eso de que abandone los miedos y me siente a escribir. Yo no sé qué le cuenta su hija, pero desde luego esto no es como sentarse aquí a escribir chuminadas. A veces, en los libros hay que contar cosas que le interesen a alguien. Vale con que sea un poco. Y eso, a mi pesar, no llega. Coño con las musas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s