Elegir

Cuando se habita en la desgana, elegir fórmulas para salir de ella no es tarea fácil. Me ocurre con los libros. Y con las películas. Ni las mejores ofertas, ni las más seductoras propuestas, son capaces de atraerme a sus páginas o deuvedés. De ahí el descomunal ejercicio de motivación para empujarme a un nuevo desafío lector, que no siempre cumple con las expectativas, y que sólo alimenta la desgana para la siguiente elección. Con el cine me pasa una curiosa variante: llevo algunos meses viendo auténtica basura por incapacidad para deglutir alguna película supuestamente interesante por temor a que me defraude o no sea siquiera capaz de terminarla. Siempre me quedarán “Mad Men” y el doctor lisiado.

Por lo que pueda darse a entender, no estoy tan mal de ánimo como pudiese parecer. Digamos que las neuronas de la depresión están junto a Walt Disney y la momia de Lenin. Espero que la crisis no las descongele.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s