Huecos

Otra variable de los días tontos es en los que no hay argumentos ni razones para estar apagado, y sin embargo se está. Quien dice tonos grises dice también extraños pesos en la conciencia por malas obras inexistentes. O puede ser otra cosa. Puede ser que la ausencia de felicidad deja huecos que la inercia llena de amargura y atonalidad anímica. Lo peor es cuando ni siquiera la imaginación arroja una ensoñación del nirvana perfecto y sólo resta esperar que salga el sol otro día e ilumine con más fuerza, la suficiente para alumbrar nuevas sensaciones y pensamientos. Me falta algo, y no sé qué. Y eso me jode.

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s