España cañí

Anda la señora de Obama de visita por España. Concretamente, la Costa del Sol y aledaños granadinos. Ayer pasó por la Alhambra, patrimonio de la humanidad como los toros (suficiente, ¿no?), y paseó por la capital nazarí. Se acercó a tomar un helado rodeada del séquito de guardaespaldas que, con cierta lógica, acompañan a la mujer del hombre más poderoso (y odiado, lamentablemente) del planeta. Luego se fue a un tablao flamenco y tal. Una ciudadana la esperaba con un cartel escrito a mano: “Bienvenida, Michelle Obama”. También pudo haber escrito “bienvenida, miss Marshall”. Incluso, cantar aquello de “americanos, os recibimos con alegría”. Tal vez, el alcalde de Granada tenía que haber decretado día festivo en la capital para que los vecinos hubieran aclamado como Dios manda a la primera dama norteamericana. Solo en ese caso, la vergüenza ajena sería todavía mayor a la que siento en estos días por la imagen de país cateto que estamos exhibiendo. Sal gorda y sin horno para marinar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s