La esencia de las cosas

En este mundo aparente, a veces nos pasan desapercibidas la verdadera realidad de lo que nos rodea. Nos perdemos en circunloquios. Recorremos los suburbios sin llegar a la zona histórica de la vida. Demasiado accesorio y poca esencia. Es lo que ocurre si hacemos turismo de sol y playa por nuestra existencia, en sentido figurado. Un día nos cierran el chiringuito o nos pica una medusa, y caemos en barrena. Error. Definamos lo insustancial como aquello que podríamos olvidar y no solo seguir viviendo, sino que no lo echaríamos de menos y además seríamos capaz de vivir mejor. 

Estos tiempos en Palma me devuelven a una realidad distinta a la habitual, la náutica. En otro plano diferente al deportivo, del que no toca hablar aquí, este mundillo ha sido históriamente escenario de rencores, desencuentros, venganzas, odios, conspiraciones y traiciones. No es necesario dar detalles. Todo ello envenenaba las formas, el ambiente, crispaba el espíritu y las actitudes. ¿Necesidad? Ninguna. La esencia es que cuando alguien es un completo imbécil, lo será por siempre jamás, lo diga Agamenón o su porquero. Constatado eso, cada uno debe optar por su camino, y llegado el momento, si fuera necesario, saludar cortesmente. La educación lo primero. Lo bueno de los indeseables es que son la única enfermedad que se cura con la indiferencia. Y si donde digo Palma escribo Santiago, probablemente podría extender esta reflexión sustituyendo “indeseables” por “anormales”. Aunque si llamara gilipollas a más de uno, tampoco me quedaría corto. Insultar puede ser terapéutico.

pd: me preocupa últimamente la deriva hedonista que toma mi vida. Solo soy capaz de escribir y aconsejar cómo dejarnos llevar por nuestras pasiones. No me sale otra cosa. Me vulgarizo. Y además, hace que cuando intento reflexionar seriamente en voz alta sobre cualquier tema, no sea creible ni un poco. Sigamos con el derrotismo. Puede ser también falta de talento, escasez del mismo, un desierto de creatividad momentáneo o creciente. Ya sabemos que la desertización peninsular avanza.

pd 2: bloody maries y “Simon Boccanegra”. Una enorme combinación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s