Papel cuché

Mentiría si diría que la vanidad es un defecto cultural. Nada de eso. Es una tara congénita al ser humano, generalizada en todos los estrato sociales de cualesquiera países civilizados. Vamos, que sepan leer o no tengan una guerra entre manos y puedan dedicarse a cotillear en las revistas. Algo se me debe escapar de la necesidad de ciertas personas, individuas en su mayor parte, a ser objeto de conversación. La necesidad de copar una portada, de estar en boca de los demás, de dar que hablar, jamás la he entendido. Llego a entender que ese bien tan preciado y tan fatuo como la belleza mueve a algunas divas de pasarela a mostrarse ligeras de ropa, presas de las garras de un fotógrafo que las retrata y convierta su culo en arte. Quien dice modelos dice gente de la tele, que es la clase media entre el populacho famosete, aunque a la vista de Telecinco, las fruterías son cantera para portadas de revista y contenidos audiovisuales variados. A lo que iba, señora, que me disperso. Si el ardor juvenil motiva la exhibición del cuerpo serrano, ¿qué lleva a cincuentonas sin oficio ni beneficio a seguir ahí, si las leyes de la naturaleza sentencian que si están delgadas han pasado por el cirujano y si no lo están carecen de interés? ¿Qué tienen que enseñar Ana Obregón o Carmen Martínez Bordiu en "Vanity Fair" si no es hacer honor al nombre de la publicación y arder en una pira funeraria junto a sus anhelos de grandeza y nostalgias en sepia? Si me avergüenza la oferta, no lo hace menos la demanda, ese público ávido de ver a la ex guionista de "Ana y los Siete" para soltar chascarrillos como "esta se ha operado", "las tetas no son suyas", "mira que retoques de Photoshop" y demás tópicos al uso. ¿Cree la revista que va a vender más? ¿Se siente orgullosa de manchar papel con pre-jubiladas sin nada interesante que aportarle a la sociedad salvo un "soy el vivo ejemplo de que si no vales nada, te arrastras en el paro"? Dudas que me atormentan, inquietudes que no resuelvo, desencantos que me rodean en una sociedad que debería ser mejor si superase la necesidad de aprobación externa por reafirmación interna.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s