Pertenencias

¿De dónde es uno¿ ¿De donde nace o de donde pace? Mucho me temo que no se puede renegar de los orígenes. Se es de donde se es, para lo bueno y para lo malo, señora. La procedencia no marca nuestra conducta ni nuestra personalidad, porque esa sí se forja haciendo camino, que decía Machado. Este que escribe no reniega ni un poco de su pueblo. Es más, gusta de volver eventualmente, familia mediante, y sentirse en casa, no ya entre las cuatro paredes de una vivienda, sino pisando las calles (y los bares) que transitó de joven. Un ayamontino con perspectiva es un rara avis, eso también hay que decirlo, porque adolecemos de un localismo en ocasiones chocante y excesivo. Pero si logramos alcanzar ese grado, disfrutamos mucho de lo nuestro, que no es poco. Galicia es una tierra eminentemente bella, con algunos parajes de ensueño. Aun así, ver caer el sol sobre el Guadiana es un lujo que nos pertenece casi en propiedad, acariciados por su brisa (y el norte que sopla independientemente del día del año que sea), y pocas veces igualado. La distancia no es el olvido, como dice la canción, sino la mesura y la proporción. Mi pueblo no me gusta más desde que estoy lejos, ni tampoco menos. Digamos que tiene más asentado mi criterio sobre sus potencialidades. Y hace que cuando uno se pregunte a dónde pertenece, diga eso de "ciudadano del mundo", pero con parada en la vieja Esuri, a poder ser sentado en la Plaza de la Laguna viendo pasar la vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s