Lost

Se acabó. Se nos fue, se nos disolvió como un descomunal azucarillo en mitad del océano sin que ni siquiera conociéramos muchos de sus granos, con la sensación de que no disfrutamos de todo su dulzor, pero conscientes de quedarnos con un maravilloso sabor de boca. No necesito más explicaciones ni teorías alternativas. Me valen las dadas. Quizás peque de ingenuo al creerme la reflexión final de la serie: en algún momento de nuestras vidas, o quizás fuera de ellas, tenemos derecho a ser felices. Apunto otra: algunas cosas no necesitan ser dichas para que se entiendan, porque algunas miradas son más elocuentes que las palabras. Gracias por algunos de los mejores momentos de la historia de la televisión. Gracias, gracias, gracias.

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s