Historias simples

El cine me aburre una barbaridad de un tiempo a esta parte. No encuentro una sola película que me arrastre al cine, más allá de mis reconocidas filias de agentes secretos y murciélagos gigantes de látex. Ni tan siquiera me animo a desempolvar la legión de dvd’s que abarrotan mis estanterías. A ratos creo que no tiene exactamente que ver con el cine sino conmigo. Intento no pensar en eso en esta noche de viernes, embarrancado en casa cual barco a la deriva en mitad de la tormenta. En fin, que me he obligado a enchufarme "Little Miss Sunshine", que había comprado por 3 libras meses atrás en Londres, y ha conseguido engancharme desde el minuto 1. No hay explosiones, no hay diálogos chispeantes, no hay efectos especiales de última generación. Más simple que todo eso. Personajes de carne y hueso, problemas reales, historias sencillas y que desnudan al ser humano más allá de la identificación idealizada que tendemos a hacer de nosotros mismos en la gran pantalla. Quizás falta pulir algo el suicida de Steven Carell, pero por lo demás, una película que no busca conmover sino entretener desde la humildad y sin pretensiones. Que sepan que lo han conseguido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s