A presión

La vida, a ratos, se convierte en una enorme olla de puchero, puesta al fuego y con el pitorro dando vueltas. Dentro, los problemas en forma de patatas, zanahorias, espinazo, garbanzos, hueso salado, pollo y ternera. Todo a presión, y se pone a prueba nuestra capacidad para saber actuar y retirarlo del fuego antes de que se pase el guiso o sencillamente explote la olla. Los grandes chefs de la vida consiguen, incluso, sacar provecho y hacer un excelente caldo con el que alimentarse durante un tiempo. Afortunados son, que mientras comen no piensan en otra cosa. Yo por ahora no encuentro los guantes para apartar esta puñetera olla del fogón…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s