Sin drogas

Apenas unas líneas. El segundo libro de Stieg Larsson de su Trilogía Millenium apenas me ha durado 36 horas. ¿Y ahora qué? ¿Dan Brown? ¿JB? ¿Sexo?

10 comments

  1. Como seguro que echaba el mismo tiempo leyendo la traducción al francés (nórdicos no, gracias) que esperando a junio, optaré por lo segundo. Pero siempre se agradecen las ideas.

  2. Nunca recomendaría a Brown. Personalmente el único interés que encontré en un libro suyo fue descubrir si el siguiente capítulo era todavía peor que el que acababa de leer. En cuanto a la elección entre JB y sexo, y esto es también una apreciación absolutamente personal, no encuentro incompatibilidades manifiestas (para dosis moderadas del primero). Aunque todo sea dicho, ultimamente me decanto por un buen lambrusco para ciertas ocasiones. Si estoy metiendo la pata y te estabas refiriendo a \’JB\’ Priestley, te recetaría \’the good companions\’ (el único que me leí, confieso). En cuanto a Larsson, me resulta aburridísimo (disparidad de criterio, ya ves), pero me cae algo simpático por haber \’esnaquizado\’ el mito de Pipi Langstrump. A lo mejor lo que pasa es que yo soy un poco raro…

  3. Los best-sellers tienen un efecto que Carlos Herrera llamó "de placeres culpables". Sabes que su lectura y comentario te hace quedar de paleto de mala muerte en cualquier charla intelectual que tengas con amigos. Pero por otro lado te devuelve a ese punto de pasión por los libros que igual unoa obra de Murakami o el laureadísimo Paul Auster no te proporciona. Es así en mi caso. Es como las películas de serie b de suspense, sabes que no irán a Sundance pero al menos te evaden de la realidad que te rodea unos noventa minutos, más o menos.Y sí, el JB y el sexo son perfectamente compatibles. Lo que ocurre es que acumular placeres a veces es excesivo. Once at time, please. Aun así, gracias por el consejo!

  4. De acuerdo, pero solamente en parte. En efecto, existe ese punto de \’placer culpable\’ que puede condicionar muchas de nuestras elecciones. E intento no apartarme de los superventas por un mero motivo intelectualoide. Sin embargo, el placer que yo pude haber obtenido con alguno de esos libros (Brown, Reverte, Coelhlo y otros) no ha sido mayor que el de escuchar al Canto del Loco en un chiringuito de playa (creo que incluso prefiero a Georgie Dann). Por el contrario, me he divertido con otros escritores de éxito (Kundera, Suskind, Wolfe, por ejemplo) como el que más. Supongo que depende del momento. Y mis comentarios surgían de la coincidencia de tu mención a dos autores que, particularmente, no me gustan. No tengo ningún afán de convertirme en tertuliano en zapatillas. De todos modos, cada vez me atrae más poder descubrir la genialidad (siempre subjetiva) en autores o libros de los que carecía de referencias y, por lo tanto, de prejuicios previos.En cuanto a la compatibilidad acumulativa de los placeres…buff…ahi se puede hablar largo y tendido, verdad?

  5. El gusto por los placeres culpables sólo es aplicable en mi caso a la literatura. El resto de sentidos de mi ser salta y me oprime las meninges si intento hacerlo extensivo al resto de artes. El Canto del Loco obstruye mis arterias del mismo modo que las American Pie de turno congestionan la pituitaria en un ataque alérgico. Yo no me iría de la mano con Dan Brown ni Ken Follet ni Tom Clancy de aquí al estanco. Con Stieg Larsson hay poco a donde ir ya, me temo. Su obra me entretiene. Me entretiene mucho. Casi como Ruiz Zafón, otro tipo cuyos libros valen lo que valen, esto es, el rato de leerlos y disfrutarlos. La fortuna de esos autores que citas es que su obra se aprecia después de leerla, e igual no tanto durante.Y sobre prejuicios previos… Si algún día confieso el poder que las portadas de los libros tienen sobre mi, dejaré de considerarme ser civilizado y regresaré al cajón de los primates.

  6. Llegamos, creo, a un punto de encuentro. Ya podemos atenuar la culpabilidad de nuestros respectivos placeres. Por cierto, me temo que yo nunca he dejado de frecuentar el cajon de los primates (medianamente evolucionados, eso si).

  7. En cualquier caso, quedo agradecido por que te hayas dignado a pasar por esta bitácora y dejar una reflexión. Estás invitado para cuando quieras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s