Pingüinos

Me chiva la radio que en Santiago disfrutamos de unos preciosos cero grados centígrados. Es la ola de frío polar que atenaza la Península, dicen. A mi particularmente me atenaza en mi casa, y no pienso sacar la nariz a la calle ni de broma. Ya puede morirse el mismísimo presidente de la Xunta de un resbalón en la bañera, ya puede hundirse la catedral, ya pueden encontrar los restos de San Nicodemo en un nicho de la Alameda… ¡Que yo no salgo señora! Lo confieso, no puedo con el frío. De Compostela me jode su lluvia intermitente, y todavía más las largas e interminables jornadas bajo el manto gris, sazonadas con sus chaparrones oportunos, claro está. Pero es que el frío es una de las pocas cosas capaz de encerrarme en mi casa bajo siete mantas, agarrando un buen libro (y ayer me compré dos) y así desfilen pingüinos por el casco histórico, yo no salgo. Ya veré la marcha polar por la tele. De paso ya le anuncio, señora, que en los telediarios de hoy (especialmente en el insufrible de Telecinco) habrá conexiones chorra en directo para que reporteros digan a pie de calle el horroroso frío que hace. Ya me dirá qué noticia es esa. En fin, lo dicho, que tengo pensado hibernar, y más vale que para el sábado remita esto, porque si no, Lugo va a ser el mismísimo infierno blanco. Aunque bien pensado, se me ocurre alguna forma de entrar en calor… ¡Con su hija no, tranquila señora!

PD: Me la envaino. Rueda de prensa a las doce y media. ¿Es o no es cruel la profesión periodística?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s