Carne picada

En la prensa gallega hay un tipo de informaciones recurrentes: los accidentes de tráfico. Pero no las colisiones múltiples estruendosas fruto de una carretera en mal estado y que se cobran la vida de familias enteras y colapsan los informativos de llanto y dolor. Aquí a algunos les vale con un atropello, con una salida de la carretera, con un choque con una farola o tipologías varias de suceso. Es un gusto por lo mórbido. No sé si responde a una particular forma autóctona de entender la muerte, o es que la cuestión de la seguridad viaria cala de algún modo especial en el gallego de a pie. Prefiero pensar, en beneficio del individuo anónimo, que es producto de unos medios de comunicación ansiosos de carnaza, de atemorizar, de teñir de luto sus páginas con la desgracia. Ya se sabe, los periódicos venden más cuando se produce algún acontecimiento luctuoso que uno festivo. Y ya resulta raro, porque lo normal en el día a día informativo es la tragedia, y deberíamos estar más acostumbrada a ella que a situaciones aparentemente felices, que escasean en este mundo como la gente honrada. A mi especialmente me choca este gusto por la sangre en las carreteras. Me parece grueso, ofensivo incluso. Conducir con miedo es casi tan peligroso como hacerlo de forma atrevida. Qué quiere que le diga, señora, la muerte no me parece noticiosa, aunque pueda esperarnos detrás de cualquier esquina.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s