El éxito

Hace meses dije que éste es un país pinturero, y que tenemos algo que nos lleva a hacer el payaso delante de las cámaras de cualquier televisión. Los castings esos de los programas de variedades lo prueban. Hoy  quiero llegar al fondo de la cuestión. Y es que me temo que no es puro exhibicionismo, sino que hay algo más bajo lo que vemos. Creo que es voracidad por el éxito fácil. De los cientos y cientos, miles y miles, de infelices que se ponen en esas colas para enseñar lo bien que cantan, bailan rap, imitan a doce aves de corral o saltan a la pata coja con taconazo o plataformón, habrá un puñadito ínfimo que sí, que tenga entre sus sueños dedicarse a cantar. Seguramente ya lo haga, y malviva tocando en algún piano bar, o algún café-cantante perdido en las calles peor iluminadas de la ciudad. El resto, el grueso de aspirantes potenciales, sólo están movidos por alcanzar el éxito inmediato y fugaz. Les vale perfectamente. Como a quien le toca la quiniela. Alcanzas el cielo momentáneo, obtienes una relevancia mediática, multiplicas por treinta tus quince minutos de fama, explotas tu reducido talento, y cuando eso acabe, siempre podrás enseñar las tetas en Interviú como epílogo a tu "carrera" artística. Estos programas han arruinado los valores de una generación, que comprueba como estudiar, prepararse y esforzarse no valen absolutamente para nada, porque el verdadero camino de baldosas amarillas hacia el éxito está en la televisión, la caja más tonta pero poderosa que existe. Y a su guillotina inmisericorde van como corderitos los aspirantes, que si son buenos pellizcarán la gloria, y si son muy malos acabarán alcanzando el "otro" éxito, el de los zappings que los ridiculizan y el mundo friki del Youtube, hasta que llegue otro payaso que haga reír más y su momento pase.

Dan mucha pena. Mucha, mucha. Pero es el resultado de unas generaciones apáticas, analfabetas, catetas, desmotivadas, famélicas de valores mínimamente dignos más allá de los tatuajes, follar antes de los 15, los porros, la moto y el dinero fácil. Esto creo que ya lo dije antes: lo único bueno de esto es que nos deja a algunos la certeza de que nadie por detrás jamás nos podrá quitar el pan. Eso sí, dejamos un mundo fino…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s