El bórico y la conspiración

Desde el día del atentado hasta ayer mismo, un grupo irreductible de individuos, respaldados irresponsablemente por medios de comunicación, intentaron sostener la mentira de que ETA tenía algo que ver con el 11-M. Habría sido una elogiable actitud si hubiese aparecido un sólo indicio concluyente al respecto. Siquiera uno. Y digo indicios porque pruebas jamás hubo. Y apoyándose en mentiras y más mentiras construyeron una teoría de la conspiración, llegando a implicar a honrados policías en tramas de montaje terrorista, y con ello llenando páginas y páginas de periódicos, horas y horas de (mala) radio. El Mundo y la Cope, Pedro J. y Federico, han engordado audiencias engañando a resentidos por la victoria del PSOE el 14-M con el veneno de la insidia y la desinformación, con el bulo como faro, con la miseria como arma. La sentencia ejemplar del juicio del 11-M ya les desmontó su enorme invención punto por punto, y aun así se aferraron al llamado "caso del bórico", un informe presuntamente manipulado para borrar hipotéticos vínculos de ETA con los islamistas. Y claro, ayer se conoció el veredicto del tribunal, y si bien dice que hubo un error administrativo en los mandos policiales que eliminaron esos vínculos, afirma tajantemente que los mismos eran infundados, faltos de rigor y poco menos que inventados. Desde el día 1 de toda esta trama conspirativa, mi periódico, el que me da de comer, defendió la verdad, contra viento y marea, hasta que ahora el tiempo nos ha dado la razón. Por eso quiero hacer mías las palabras de Eduardo San Martín, subdirector de ABC, escritas en su blog.

"Caso bórico: diez goles por la escuadra.

El resultado de la sentencia del “caso del bórico” es un 10 a 1 a favor
de los jefes policiales maliciosamente inculpados. Sin embargo quienes,
por razones que nada tienen que ver con la justicia o con la
investigación del 11-M, alentaron el procedimiento aún a sabiendas de
donde iba a acabar se aferran a ese único gol a favor para reclamar
algo así como un empate. Ya les gustaría. Se trata de una derrota por
goleada y ninguna lectura interesada de la sentencia puede cambiar el resultado.
La decisión de los jueces es inequívoca: los jefes policiales acusados
eliminaron unas alusiones a ETA en el informe elaborado por los peritos
porque éstos, sobrepasando claramente sus funciones, incluyeron en él
“especulaciones” absolutamente infundadas sobre una posible relación de
ETA en los atentados del 11-M con el objeto de “generar confusión y turbiedad en la investigación y en la opinión pública”.
Diez goles por la escuadra contra quienes utilizaron a unos peritos
resentidos para “fabricar” titulares con los que vender más periódicos
a sabiendas de la inconsistencia de la acusación. Los sentenciadores sólo le conceden un gol a los acusadores:
los jefes policiales sentados en el banquillo son objeto de un cierto
reproche porque incurrieron en una mala práctica administrativa al
suprimir aquellas alusiones; una actuación que, sin embargo, no puede
considerarse delictiva porque afecta a ”datos accesorios que resultan
irrelevantes, inanes o inocuos a los fines de la función probatoria del
documento”. Lo dicho, nada de empate, a pesar del estruendo con el que
los derrotados siguen celebrando en estas horas ese único tanto del
honor que le han concedido los árbitros. Pero el resultado es el resultado, y ese no lo cambia ni el más sofisticado de los manoseos periodísticos"

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s