Irlanda habla, Europa calla

Se resume así. Pero añadiré un par de cosas para mis dos o tres lectoras que aun me aguantan, que dice siempre Juan Manuel de Prada. Construyendo la cosa esta de Europa, nuestros políticos necesitan crear un marco legal en el que desarrollar las políticas comunitarias. Aquí se llaman Tratados, pero es el eufemismo para constituciones. Primero, con su mensaje grandilocuente y los aparatos políticos y mediáticos de que disponían, intentaron convencer a la gente de que votaran en referéndum. Y hubo dos países, Francia y Holanda, que les dijeron que podían meterse el concepto de Europa por donde la espalda pierde su santo nombre. Y nuestros políticos, listos ellos, intentaron burlar a la ciudadanía con un segundo Tratado, que ya no necesitaba votación popular sino ratificación en las cámaras de cada país. Pero no contaban con Irlanda, cuya Constitución exige consultar al ciudadano contribuyente para sancionar y promulgar cualquier normativa extraestatal que limite las competencias del país. Y los irlandeses, irguiéndose en portavoces de todos los que no creemos en Europa, han dicho que no. Y pese a todo, políticos pesebreros y ensimismados como Sarkozy, Merkel o este Zapatero nuestro están empeñados en aprobar un texto constituyente sin molestarse en escuchar a sus gobernados. Será que saben más que nosotros, masa ignorante que les vota, y pueden decidir por nosotros.

Yo no creo en Europa. Entiendo que las uniones supraestatales deben de tener intereses más allá de los meramente económicos y alcanzar algún tipo (uno, aunque sea) de connivencia o concordancia en valores sociales, morales, culturales o religiosos, si quieres. Y nosotros no los tenemos. Europa ha estado toda su vida peleada por motivos sociales, morales, culturales y religiosos, ¿y ahora quieren que nos unamos? ¿Tan sólo para plantarle cara a Estados Unidos? ¿Y Rusia y China no nos molestan acaso ni son amenazas suficientes para nuestro crecimiento? La unión económica, el libre tránsito de personas y mercancías y una mínima unificación en legislación financiera y mercantil (eso, mínima), sí tiene futuro. Pero ahí debe terminar. La libre moneda nos hace un mercado único y amplía las dimensiones de nuestro comercio más allá de las fronteras de cada Estado. Pero no se nos puede exigir una identificación con noruegos, holandeses o eslovenos, por mucho que se empeñen los popes de la política.

Por todo esto, creo que la lección de Irlanda es perfectamente legítima, justa y merecida. Me da igual los argumentos con que concurrieran los irlandeses para decir "no". Lo hicieron y punto. Tan válido es el resultado como el de Zapatero el 9-M. Y no porque no nos guste vamos a ir llamando a la gente a las urnas cada seis meses, ¿no? Así que ahora a apechugar, a asimilar que esta Unión Europea que nos venden es un fracaso, que no queremos europarlamentarios trincones que engordan las instituciones, que no queremos intervencionismos extranjeros ni políticas que nos afectan de lleno a nuestros sectores productivos importadas de Bruselas, que no guardamos parecido alguno a los del Este (y menos a los turcos, que están deseando entrar en la UE), y que tengan la mínima decencia de preguntarnos si queremos carne o pescado, porque las dietas impuestas acaban en sobrepeso, anorexia o alergias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s