Plumillas por un tubo

Por el tubo catódico, claro. Hoy, vagueando en el sofá, tropecé en uno de esos canales de la TDT que rescatan del baúl de los recuerdos series del pasado con un episodio de "Periodistas", una puesta al día de "Médico de Familia" pero sin payaso, niños cursis ni Lidia Bosch. Maldades aparte, el gremio ha sido en ocasiones filón para inspiración de las cadenas de televisión. Debe ser que ninguno de los directivos fue jamás periodista, y eso explica que sigan viendo con cierto exotismo este oficio de juntar palabras. Váyase usté a saber, señora. Y ahí estaba, José Coronado en plan jefazo comprensivo, guaperas sin afeitar y dando lecciones de periodismo, ejerciendo de papá de Elena Ballesteros antes de que descubriese que su verdadera familia son Los Mata, y es nieta de Pepa y Avelino. Belén Rueda hacía sus primeros pinitos en una serie, y debemos decir que interpretaba peor pero estaba bastante más guapa. Jesús Bonilla tenía pelo, y conforme se le fue cayendo descubrió que lo suyo no era ser columnista, y se juntó con Antonio Resines y el Fiti para montar el bar de Los Serrano. Pepón Nieto lo dejó para hacerse hombre de Paco, y el resto están desaparecidos en combate. La serie era bastante topicona, y supongo que tiene mucha parte de culpa en el aumento de las matrículas en primero de Periodismo entre 1998 y 2002 (pues yo comencé en el 99, a ver si…), por aquello de dibujar la profesión con cierto sabor dulzón, cuando lo que en verdad prima es la amargura de la resignación ante unas condiciones laborales casi siempre injustas. Si no, ¿me saben decir en qué redacción se le da rango de redactor a un tirao de la calle cuya única habilidad es contar chismes?
 
Las series de periodistas, aquí poco frecuentes, han sido explotadas fuera de nuestras fronteras, algunas alcanzando rango de culto. Las hubo cómicas, y las hubo dramáticas. Yo me quedo con las grandes clásicas. Por un lado, Mary Tyler Moore, "la chica de la tele", clásico entre los clásicos, cuyo spin off fue la no menos genial "Lou Grant". Hablamos de los setenta y principios de los ochenta. Y ya a finales de esta década y con pie y medio en los noventa, "Murphy Brown", con una Candice Bergen esplendorosa. Ahí tiene usté, señora, el ABC del periodismo en televisión, series nada moralizantes (no las hacía Globomedia, claro), de calidad, y con índices de audiencia considerables. Aquí tuvimos "Periodistas", algo acartonada ahora con el paso de los años, pero algo menos vergonzante que "Médico de familia", culpable de que Emilio Aragón comenzara a forjar la fortuna y acabase con el emporio este de La Sexta, canal creado ad hoc para los amigos de nuestro presidente del Gobierno, desde donde ahora hacen lo mismo que Ansón en el ABC de los ochenta, que la gente rellene en la Declaración de la Renta la casilla que ellos digan para reparto de ayudas. Muy progre.
 
Ahora nuestra televisión ha camuflado las series de periodistas en los programas de actualidad. Ya no son actores, sino gente que se interpreta a si misma. Las tramas, eso sí, están pegadísimas a la realidad. Que si el alcoholismo de Andres Pajares, que si la boda de Belén Esteban, que si las tetas de la última de Gran Hermano, que si la novia de Paquirrín, que si las vacaciones de Farruquito y Julián Muñoz… Ahora aquellos periodistas televisivos han dejado paso a las peluqueras chismosas del programa de Ana Rosa y sucedáneos, dejando las clases de periodismo en vulgares lecciones para ejercer de buena cotilla, enharinando la profesión por el barro de la ignominia y la suciedad moral. Antes, los chavalines podrían aspirar a ser Coronado, para además de regular su bífidus, ser guapos, tener novias cañón pero saber diferenciar lo blanco de lo negro. Ahora, la aspiración es ser contertulio del corazón, para llevar los trajes de fulanito, que le inviten a saraos en las discotecas y ser capaz de negociar una exclusiva con la ex novia del hijo de la Pantoja sin sentir rubor alguno. Evoluciona todo, y también el periodismo. Dónde vamos, nadie lo sabe, pero esto no pinta bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s