Los malentendidos

Los malentendidos son como las infecciones, si no se atajan a tiempo gangrenan un órgano hasta obligar a su amputación. Lo peor es que muchas veces uno no se percata de que se ha producido uno hasta quizás un punto de no retorno, cuando ni las más sinceras disculpas consiguen arreglar la situación. Me ha pasado recientemente, y con gente a la que aprecio. Y buena parte de culpa la tienen los actos del Quillo, pero otra importante corresponde a este blog donde no hay ni nombres ni apellidos, y que lleva a la confusión casi irremediablemente. Hay quien me repite que esta bitácora me traerá más problemas que alegrías, pero tengo ya asimilada su existencia terapéutica, que me vale de confesor anónimo, de exorcizador de males propios y ajenos, y quitármelo ahora sería realmente doloroso. Prefiero seguir teniendo que pedir humildemente perdón a todos los que se crean afectados por las pamplinas de un servidor (porque no dejan de ser eso, pamplinas). Espero que me entiendan.
 
Por todo ello, cuando surge una situación que puede ser fruto de un malentendido, yo siempre pregunto. Prefiero darme de bruces contra una realidad adversa a montar un castillo en el aire en el que fortificar mi enfado. Porque los cabreos, fundados o no, siempre dejan poso. Y aunque te disculpes una y mil veces, aunque jures y perjures que todo se debe a un error, aquel que se enfadó perdonará, pero quedará una pequeña rencilla abierta, minúscula, pero abierta. Y llegará el día (o no) en que se produzca un enfado fundado, como en todas las relaciones personales de la humanidad, sean de amistad o sentimentales, y esa manchita sumará para agigantar el mosqueo. Es fácil preguntar. Puede hacerse con ironía o directamente. Con acidez y respuesta corta, o con naturalidad y una callada por réplica. Pero que todo quede claro, señora, porque perder a gente por un malentendido es tan estúpido como echarle agua al depósito de un coche nuevo. Luego los lamentos pueden ser insuficientes. Por eso, y por otras muchas cosas, gracias a todos los que preguntan y a los que saben aceptar las disculpas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s