Mercadeo de voluntades

Esta sociedad cambia sin pudor sus principios e ideas por un puñado de dólares. Quien dice dólares dice euros. Lo importante es que el cheque tenga ceros, haya billetitos verdes y sirvan para pagar deudas o comprar caprichos. Da lo mismo si la contraprestación es maltratar el medio ambiente colectivo. Eso es lo de menos. Hoy leo en la prensa onubense que se ha entregado un talón de 600 euros (ojito a la cantidad) a las Hermanas de la Cruz de Moguer, y en la foto aparecen el alcalde de la localidad y el director de la refinería de Cepsa, que a pocos kilómetros del pueblo contamina a sus anchas en la ría de Huelva. La petrolera intercambia la polución y destrucción de un ecosistema que debiera estar protegido como oro en paño por un puñado de ceros, el patrocinio del Recreativo y dádivas a la actividad social y cultural de la capital de mi provincia. Y todos tan contentos. Así es como se construye una imagen positiva de cara a la ciudadanía y se le teledirige la mirada lejos del color verde tóxico que tiene el agua de la ría choquera. Huelva es de las pocas capitales costeras que no tiene playa… porque el baño en sus arenales está totalmente desaconsejado por graves riesgos para la salud.
 
El caso de Cepsa no es exclusivo. Sin salir de Huelva, el resto de grandes corporaciones como CLH o Atlantic Copper blanquean su inexistente mala conciencia con inversiones en la ciudad. Aquí en Galicia ocurre algo similar con la papelera Ence en Pontevedra, que ha inutilizado la ría de la ciudad del Lérez y apesta a su casco urbano día sí, día también. Pero paga un patrocinio al equipo de fútbol, páginas en la prensa, y aquí nadie abre la boquita para protestar. Lo de Huelva se ha llevado hasta un punto realmente tramposo. Se ha querido presentar a los críticos con el cancerígeno Polo Químico (herencia del franquismo) como opositores a la creación de empleo y el futuro de Huelva. En él trabajan directa e indirectamente 4.000 personas… pero no se cuenta cuántas más podrían trabajar si la ciudad del Tinto y el Odiel recuperara su encanto turístico, ahora oculto bajo un manto tóxico y rodeado por balsas de fosfoyesos que se filtran a la ría arrasando con toda vida animal y vegetal en las aguas que bañan la capital. El desarrollismo a cualquier precio contra el bienestar y la calidad de vida.
 
¿Cuánto vale que Huelva deje de vivir de espaldas a su ría y el océano? ¿Cuánto vale recuperar las estampas costumbristas anteriores a los años sesenta y que el muelle de la Plata vuelva a ser playa? ¿Cuánto vale devolverles a los onubenses un entorno ambiental no contaminado y un aire puro, libre de partículas que agravan sin saberlo su salud? ¿Cuánto vale la voluntad de un político para que oculte estas evidencias y agache la cabeza defendiendo una bomba de relojería en las proximidades de un casco urbano? No hay excusa para seguir permitiendo la tropelía del Polo, por más que sea un referente en la industria química europea. Huelva puede permitirse reubicar el complejo en otra zona donde no se produzcan vertidos contaminantes (que debieran ser rigurosamente vigilados por ese ente llamado Unión Europea), y renacer de unas cenizas que estas compañías quimiqueras apenas removieron y ahora maquillan con limosnas a asociaciones culturales y equipos de fútbol. Como ciudadanos no podemos dejar que se mercadee con nuestra voluntad de vivir mejor, con el futuro saludable de nuestros hijos, con el respeto a nuestras ciudades. Quizás el problema esté en que no es que el resto de la provincia dé la espalda a estas razonables reivindicaciones, sino que la propia Huelva, narcotizada por el podrido aire que respira, está dividida. Bueno, o dividida o contando ceros en cheques y billetes. Dólares o euros, es lo mismo.
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s