Cambio Radical, putrefacción total

Ahora en vacaciones, que tengo algún rato libre y enciendo la tele, entiendo porqué no siento necesidad alguna de sentarme delante de la caja tonta en mi día a día. No, no es que haya reaccionado con alergia a la sobredosis de Fernando Alonso en Telecinco. Es que he visto Cambio Radical. Es, de largo, uno de los productos más zafios y podridos que se han emitido en la historia de la televisión española. Y me da lo mismo que en otros países sea un programa famoso y con altísimos índices de audiencia. En el Africa profunda practican la ablación indiscriminada y no por eso deja de ser una práctica execrable y asesina. Captan, ¿no?
Este programa selecciona a gente poco agraciada, la rapta dos meses, y cuando la devuelve a su familia, en vivo y en directo, enseña a un ser humano reconstruido por la cirugía estética: se arreglan pechos, narices, siluetas, orejas, flequillos, vestimentas, miopías, barbillas, ojeras, piernas… Como quien lleva un 127 al taller y recibe un Seat León como el mío. Lo peor es el comentario de la voz en off: “menganita ha dejado de ser una chica de pueblo y ahora puede aspirar a obtener lo que se proponga”. O sea, que antes, cuando era fea, mas le valía encerrarse en casa, trincar un novio también feucho y consolarse porque no la lapidaran por la calle por romper los cánones de belleza convencionales.
Pero es que el mensaje es mucho peor. En una sociedad castigada todavía por la lacra de la anorexia y la tiranía del culto al cuerpo y la talla 38, lanzamos a los jóvenes la idea de que si quieren ser algo en la vida, mas te vale ser guapo. No valen para nada ni tus estudios, ni tu capacidad para esforzarte y superarte cada día, ni tu personalidad. No. El mundo en que vivimos valorará primero tu escote, tu pantaloncito ceñido y el talento de tu esteticista. Lo otro son menudencias sin importancia, ¿no?
¿Puede haber un programa más repulsivo? ¿Se concibe una bazofia catódica más repugnante con los más básicos valores de una sociedad? ¿Qué es lo que ofrecemos a las nuevas generaciones? ¿No nos avergonzamos de hacer negocio con la gente que por la razón que fuera no se encuentra dentro de los estereotipos de belleza que la propia televisión y la “moda” nos han impuesto? A veces me preocupan estos arreones morales que me entran, porque igual es que he envejecido mentalmente demasiado, pero me da pavor pensar la nueva hornada de españolitos que se está cociendo con una televisión tan irresponsable como esta. Y yo que pensaba que el polígrafo de Telecinco era imbatible…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s