Estamos de vuelta

Yo ya estaba resignado a perder una parte muy importante de mis sentimientos y personalidad. Pero es que menudo susto que me llevé cuando después de una semana sin poder acceder al blog, la buena gente de MSN me comunica que han procedido a su cierre por una grave vulneración del Código de Conducta. Así, a pelo. Sin especificar ni detallar la infracción. Nueva semana de reclamaciones a otro departamento del gran ente microsoftístico que redundó en su información. Y por fin hoy lunes (para quien diga que los lunes son un mal día, de verdad), me hacen saber que el error consistía en haber colgado (atención que es de traca) dos imágenes que consideraban ofensivas: la "Madonna" de Edward Munch (cuadro de principios de siglo que muestra el torso desnudo de una mujer) y el cartel de la película "Ken Park", de Larry Clark, que colgué en mayo de 2005. Evidentemente, podría comenzar una absurda lucha por la libertad artística, arguyendo que estas dos imágenes no son difusión de pornografía sino expresiones artísticas. Pero ¿para qué? ¿Que vulneran el código? Pues yo se las quito, señora, será por buena voluntad. Peor resultaría que me hubieran dicho (que de hecho pueden) que suplanto en el blog la identidad de Dean Martin, o que en mis artículos ofendo a nosequién (que mira que intento ser respetuoso incluso cuando critico).
 
Pero más allá de criticar a MSN, debo desde aquí agradecerles a Natalia y Ezequiel (las dos personas con las que he cruzado mails para obtener información) el tiempo que han dedicado a oir mis súplicas para recuperar el blog, que aunque para muchos no signifique gran cosa (es lógico, sólo cuento pamplinas), para mi tiene un significado emocional muy relevante, y ayuda a expresar mi yo interno, ese que calla normalmente pero que siente y padece. El space ha sido mi medio de comunicación conmigo mismo durante mucho tiempo, y remontándome a los albores de su nacimiento, allá por abril y mayo de 2005, traza el recuerdo de malos tiempos que acabaron por ser de nuevo los mejores, y las palabras de entonces son imborrables regalos a mi memoria, que ya temía perdidos. Tomo esto como una segunda oportunidad, y ya me cuidaré de que no aparezcan por este diario fotos guarronas, que para eso ya hay otros sitios gratuitos en la red, señora!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s