Series de “mujeres”

La sectorización y redefinición del público televisivo está abriendo el abanico catódico. Ya no se concibe al espectador como un ente incorpóreo, una masa sin criterio que engulle productos como antaño sin el más mínimo prejuicio. Ahora hay películas, programas, series, destinadas a un perfil determinado de la sociedad. Hasta aquí perfectamente, porque en función de las clases, de las inquietudes, de las profesiones, prefieres una programación u otra. Pero que se hurgue encima en el sexo del espectador, es algo chusco, aunque menos chusco si quienes son las receptoras son "ellas", el tópico "sexo débil", las mujeres, vamos.
 
Son dos las fabulosas series que han perpetrado para el público femenino: "Mujeres Desesperadas" y la inefable "Sexo en NY". La primera no deja de ser un relatorio de amas de casa más o menos atribuladas, con sus miserias y sus riquezas. No le encuentro yo el "punch" por ningún sitio, pero dejémoslo ahí. Lo de la segunda, es caso aparte. Lo hablaba ayer con una amiga, y coincidíamos que si una cadena emitiera un producto con los mismos tintes pero para el público masculino, dirían que es machista, homófoba y que dibuja un estereotipo de hombre completamente falso y repugnante. Pero como es de mujeres, pues es como más moderno, y si no te gusta, es que no eres nada progre. No debo serlo.
 
Todo ocurre alrededor de cinco señoritas de la Gran Manzana, a las que las define las distintas variantes del sexo: la lobona, la reprimida, la enamoradiza… Y se van contando sus experiencias, con más o menos risas, diseccionando a sus parejas o rollos, a los que por supuesto dejan a la altura del betún. Son superpijas, supermodernas, superindependientes, y siempre acaban con chicos superguapos de la muerte, pero que no las llenan porque tienen defectos de personalidad tremebundos. Como pueden ver, un fiel reflejo de la realidad.
 
Yo propongo una serie que se llame "Camioneros". Y que trate de siete "manolos" que van con su trailer por las carreteras, y que cuando confluyen en los hostales del mundo narren sus vivencias en los putis de autopista, se vea como eruptan, beben tintorro y todo lo demás. Pero eso sí, camioneros no depilados, con barriga y medio calvos, que fuman Ducados y DYC cortito de cocacola. Creo que a los tíos no nos gusta vernos representados como seres andróginos, depilados hasta la uña, musculados y embadurnados en potingue. A ver si se enteran que eso de la metrosexualidad es un invento gay que no nos pone lo más mínimo. Jasús, qué castigo!

One comment

  1. Me parece que todo ese tipo de series estan dirigidas a un tipo de mujer inmadura y caprichosa que busca un estereotipo facil y basado en el consumismo en el que reflejarse. De todas formas, creo que no hay que darle mas importancia de la que tiene: se puso de moda con facilidad y con la misma facilidad se ira, como sucedio con el fenomeno Bridget Jones en su momento (no la soporto, dioss).
    Por cierto, os sentis identificados con los camioneros sucios y vociferantes? Interesante…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s