Gula

Esto puede ser duro de reconocer, pero ya que estamos puestos… Venga, ahí voy. Cuando bebo (mucho), me entra un hambre voraz. Es pura gula, convierto el gusanillo del estómago a las cuatro o cinco de la mañana en el agujero negro más grande imaginable y debo aplacarlo. Normalmente, me vuelvo para casa sin percatarme. Pero ay si paso por algún garito de esos que dan de ñam ñam a las tantas. Me pasó el otro día. Seis de la mañana. Situación etílica inmejorable. Y caminando de vuelta a casa, ahí que está el 24 horas abierto de par en par, con su pan ese recocido crujientito, y allí en el mostrador de los fiambres… la mortadela con aceitunas. Esto merece punto y aparte.
 
Es un vicio. Es el embutido más denostado entre los denostados. Casi peor que el chopped pork. Y que conste que a mi la mortadela así a secas no me gusta nada, pero con las aceitunitas tiene un puntito más rico… Lo suficiente para que la gula hiciese acto de presencia. Y ahí que llego, pido mi bocata de queso con mortadela y me lo voy zampando de vuelta. Más que ñam ñam la onomatopeya correcta es grounch grounh, porque no se puede comer con más avidez. Di buena cuenta del bocata apenas a cien metros de mi casa. Y tenía el regustillo en la boca. Y quería más. Y me di media vuelta, volví al 24 horas y me pedí otro. Así evidentemente no mantengo la línea ni a tiros, pero a las seis de la mañana estoy pa pocos razonamientos y me vuelvo bastante primario en cuanto a necesidades: comer comer comer comer (y así hasta que usté se aburra, señora).
 
Lo curioso es que cuando decidí dar media vuelta y regresar a la tienda sabía perfectamente que podría irme a casa sólo con un bocata en el estómago, reconocí a mí mismo que era gula, pero aun así, fui en busca del bollo. ¿Esto es preocupante? ¿Flojea mi conciencia a esa hora o después de relacionarse con el JB con cola? ¿O es culpa de la mortadela con aceitunas tan rica que ponen con queso en barra y pan calentito y crujientito? No crean que esta disgresión ha surgido sin más, acabo de zamparme las últimas lonchas de la mortadela que me quedaban en el frigorífico. Igual me levanto zombi a las cinco de la mañana reclamando mi dosis, mi droga de embutido. ¿Alguien conoce a un psicoanalista que esté de rebajas?

2 comments

  1. el chorongo de mortadela representa esa orientación homosexual reprimida y las aceitunas tu añoranza del sur…no será que echas en falta un buen andalú no??? en ocasiones sueño con chistorras… largas y finas…. pero a los vascos cuantos más lejos mejó. no se, estoy confusa XDDDDDDDDDD

  2. Rebeca, tienes un problema. O estás en una carrera que te está retorciendo más tu de por sí retorcido cerebro, o es que estás más soná que las maracas de Machín. Anda que lo del chorongo… ¿seguro que eres de Santander y no del barrio de Torreblanca?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s