Perdidos en el espacio (musical)

He visto a grupos de heavy cantar canciones del Fary arregladas como si fueran un tema de antro oscuro. He visto a Medina Azahara versionar a los Rolling con resultados poco éticos (y eso que servidor es fan de Manolo y los suyos). He visto (y oido) muchas cosas que harían vomitar a una cabra por los sonidos deleznables que suponían. Y lo que es peor, he visto a cantantes arrastrados hacia otros géneros que no eran los suyos por razones desconocidas, aunque suelen reducirse a dos: presiones de la discográfica o búsqueda de un espacio musical perdido. Pues después de todo esto, sigo sin palabras ante el nuevo disco de Dover, "Follow the city light". Es in-des-crip-ti-ble.
 
Algunos habríais oido antes a las hermanas Llanos. Desde aquel clásico "Devil came to me" con el que apareció en nuestras vidas la marca de zumos Radical (que en mi vida he probado, casualmente), nos habían achicharrado la oreja con un sonido punk suciete, chapurreado en inglés de Móstoles con acento de Fuenlabrada, y más o menos pegadizo. Así, cuatro o cinco discos, que llegó a recoger a una hornada de adolescentes amigos del ruido algo indefinidos en cuanto a gustos musicales. A mi juicio, su mejor obra fue el "I was dead for seven weeks in the city of Angels", su cima creativa una vez que abandonaron el sello independiente Subterfuge y se lanzaron a los brazos de un gigante como EMI.
 
Y tras tres años de silencio, han vuelto. Y sigo sin tener palabras. Empezaré por lo que no ha cambiado: el inglés chapuza, la voz de Cristina Llanos y que son cuatro. El resto, no los reconoce ni la madre que los parió. Renegados de un punk en el que no fueron nadie por su machacona manía de trepar por las listas de las radiofórmulas, ahora son chicos pop. Sí, sí, pop. Con una estética entre la Madonna de su último disco y los Fresones Rebeldes se presentan estos muchachos, con una base rítmica de música disco y con la pretensión de sonar en las discotecas, un sitio donde a estas alturas de la vida ponen cualquier cosa. ¿Amariconados? ¿Cansados de hacer rock sin el reconocimiento del mundillo y la crítica? ¿O simplemente entre la discográfica y la puta calle? Lo peor no es eso, sino que de diez canciones del disquito de marras, TODO SUENA IGUAL de petardo. ¿Para que quieren diez años de carrera? ¿Para cantar como lo haría la Obregón si le diera por berrear o como Paris Hilton? Incluso intentan apelar al rollo erótico de las musas del disco, pero es aspirar a ser Jabugo cuando no pasas de mortadela mala. Dover ha perdido el rumbo. Por el bien de la música, la torta que debieran darse no habría de tener parangón. Lo siento, pero todo no vale, y la Roma rockera no paga traidores.

2 comments

  1. Afán de pasta, evidente. Que han perdido el rumbo, por supuesto. Pero que su cima creativa fuera "I was dead…", relativo. No soy una gran conocedora del grupo, pero cosas como "La monja mellada" (aunque sólo sea x el título) me parecen mejores que " King George", a pesar de su pegadiza melodía.

  2. Y para colmo de males, El País, en su suplemento EP3 (antaño Tentaciones) va y le toca las palmas a Dover por ser "atrevido"!! En qué mundo vivimos!! Ay madre!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s