Más estados de ánimo

El blog no merece esto. Soy incapaz de sentarme a escribir en un estado anímico normal. O estoy exultante por un motivo, o indignado por otro, o como ahora, totalmente quemado por un cúmulo de circunstancias. Sé que estos bajones anímicos son temporales, y que conformen vayan pasando las horas del día iré recuperando algo de buen humor. Pero hay cosas con las que no puedo, y en Vigo me las están dando todas juntas y por onzas. No soporto que la incompetencia de terceras personas derive en que mi trabajo salga mal. Sencillamente, me parece inaceptable. Es todavía peor cuando pides explicaciones y se encogen de hombros con un “es lo que hay”. Eso me cabrea aún más, porque es cuando siento que me toman por tonto. Y hasta ahí podíamos llegar.
Y por si fuera poco, hay que cuidarse de las sensibilidades a flor de piel. La gente tiene una capacidad de ofenderse realmente sorprendente. Tienes que medir los matices y los tonos de tus palabras porque hay quien se siente afectado con lo que puedas decir o hacer, aunque no vaya referido a su persona. Y eso conlleva a tener que ir pidiendo perdón cuando no hay razón ni necesidad. Si hay que disculparse de algo, se hace, pero no sin motivo y para subsanar un cabreo de alguien que se ha contrariado por una paranoia propia. Y el remate del tomate es que cuando los días amanecen grises, plomizos, y las cosas no pintan bien, aparezcan quienes se han levantado con la sonrisa en la cara y pensando que el mundo es feliz y alegre cuando en verdad es una mierda. No soporto la felicidad 24h ni quien la demuestra de forma tan efusiva. No me la creo. Y por tanto, me encabrona.
Dice mi padre que soy un ajoporro. No le falta razón. Pero la gratuidad en según que expresiones de nuestros sentimientos me parece que es restarle valor a cosas tan vitales y trascendentes como una mirada a alguien que te gusta, una sonrisa a quien la necesita o una palabra dulce para quien la merece. Las cosas tienen su justa medida, y el exceso, como casi todo, es un error. Pero puedo estar equivocado. Eso explicaría muchas cosas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s